-=Este blog puede contener escritos no aptos para todo el publico, revisa la clasificación antes de leer y respeta las ideas de los demás.=-

sábado, 30 de abril de 2011

Mientras este entre tus brazos

Por: Oli!
Clasificado para mayores de 16 años (pero yo creo que no es para tanto! Jeje!!!)


Hola otra vez mis queridas amigas de Ola Corea y Chocolate Coreano, soy Oli!, presentando un nuevo fic, que espero puedan disfrutar. Talvez alguna se sienta afectada por el atrevimiento que me tome al escribir sobre alguno de sus oppas, pero quiero decirle que lo he escrito con todo el amor de mi corazón y que espero realmente que ustedes sientan las emociones que quise plasmar en esta historia.

Les dejo un beso grande
Cariñosamente
Oli!

Ah! Le dedico este fic a mis amigas Maguees, Yuki y Annie, muy especialmente. : )


1º parte


Aunque el estrés nunca acababa, todo el grupo estuvo muy ansioso con el viaje que se aproximaba. La posibilidad de mostrar lo suyo en el mayor mercado del mundo era algo que siempre habían esperado, y ahora estaba ante ellos, en la puerta numero ocho de abordajes del aeropuerto Incheon. La cantidad de maletas que cada uno de ellos llevaba era casi ridícula, querían verse espectacular. La primera ciudad que visitarían seria New York y allí lo que uno viste es muy importante, mas si te quieres mostrar. Abordaron y ya las azafatas los recibieron tras tímidas risitas, es que ellos eran autenticas celebridades. GD se sentó como siempre solo, le gustaba escuchar música y leer, mientras los otros se la pasaban haciendo bromas y riendo, y aunque él también disfrutaba eso, cuando volaban prefería mantenerse tranquilo, las horas de viaje eran muchas y quería llegar lucido a ese destino que tanto había esperado. Taeyang y Daesung se sentaron juntos y luego de la cena jugaron a las cartas, querían afinar su pocker pues el segundo destino era Las Vegas, y aunque ya habían estado allí para un porfolio de la revista Vogue Asia, en esa ocasión no habían tenido tiempo suficiente para probar su fortuna en las mesas del Caesars y esperaban que esta fuera su oportunidad de mostrar sus habilidades. En cambio Seungri y Top, que había teñido su pelo mas blanco que nunca, apenas pusieron un pie en el avión empezaron a coquetear con cada mujer que se les paso por enfrente, nadie se salvaba de sus comentarios, sus miradas indiscretas, y los guiños que jóvenes y viejas, delgadas y rellenitas, recibían de ellos. Su manager se los había advertido tantas veces… “Deben tener mas cuidado con esos juegos, alguna podría confundir un halago y ustedes terminar lastimados”, pero ellos habían hecho caso omiso otras tantas veces y habían seguido jugando al galán, pues su ego era algunas veces mayor que su razón. Pronto todo quedo en calma, disminuyeron las luces, y todos durmieron, y así mas de una azafata logro la tan ansiada foto de sus ídolos sin que estos se dieran cuenta.






 Una fría mañana de otoño los recibió en el JFK. Al salir al hall todo fue distinto a lo que ellos estaban acostumbrados, no había grupos de fans que aullaran ante su presencia, no había autógrafos forzados, ni flashes cegadores, ni arañazos histéricos, ni ninguna de esas cosas que ya habían aprendido a pilotear, aquellos que los miraban era  solo por su llamativo look, pero en general fueron ignorados sin mas. Eso los desanimo un poco, pero pronto comprendieron que debían luchar por ese lugar que habían ido a conquistar. Sin embargo cuando salieron por las puertas principales un grupo no muy pequeño de jóvenes los esperaban agitando pancartas y gritando sus nombres, esto les dibujo una sonrisa en el rostro y les levanto el animo, saludaron a todas aquellas muchachas que enloquecieron ante esto, y luego subieron al vehiculo que los llevaría hasta su hotel. El grupo YG no había escatimado en gastos para sus hijos pródigos, se hospedaron en el hotel Plaza, frente al imponente Central Park. En el piso 20, solo había dos habitaciones, a ellos los esperaba una suite única, donde los cinco compartirían su estadía en la Gran Manzana. Luego de despedir a los botones que dejaron sus múltiples maletas, se sentaron a una gran mesa donde les esperaba un brunch preparado especialmente para ellos. Mientras comían y se relajaban luego del largo viaje, Gong Ah, el manager de la gira, les recordó como seria su itinerario, al día siguiente tendrían una presentación en el programa Today Show, de la NBC, donde luego de la entrevista, actuarían en la plaza del Rockefeller Center, donde presentarían su nuevo álbum Bin Bang in America, con todos sus hits completamente en ingles. Habían ensayado tanto para esta prueba que confiaban en que aquello seria todo un éxito. Luego fotos para algunas revistas, y finalmente una presentación para MTV, esto podía ponerlos en orbita.

 Al finalizar la reunión, el manager de gira y los asistentes se retiraron dejando solos a los chicos. Eran como las 5 de la tarde, las primeras luces empezaron a brillar en la ciudad, no podían desperdiciar ni un minuto de aquella oportunidad, entonces ante la insistencia de los demás GD llamo a su amigo Ethan, un chico americano que habían conocido en uno de sus viajes a Japón, era Dj y vivía en el Soho.

 -Ethan? Soy GD! Estamos en New York!
 -GD! Amigo! Que alegría escucharte! Están todos contigo?
 -Si! Llegamos esta mañana y tuvimos una reunión por eso no te llame antes, pero los chicos están ansiosos por salir y queríamos saber si podíamos ir a tomar unos tragos y a charlar un rato –los demás negaban con la cabeza y hacían gestos de que deseaban salir a bailar mientras GD les decía a ellos que no.
 -Claro amigo, llegaron en el momento justo, esta es la Semana de la Moda de NY y Bryant Park esta lleno de modelos y socialites! Habrá chicas por doquier! Donde están hospedados para pasarlos a buscar?
 -En el Plaza, habitación 2002.
 -¡Guau! ¡Están siendo tratados como estrellas!
 -Hey! ¿Tienes alguna duda de que lo somos? Jajaja!
 -¡Claro que no! Entonces en una hora estoy por allí, deben estar listos, ok!
 -Nos vemos entonces.
Los chicos gritaban eufóricos, entonces GD les hablo en tono serio.
 -Aguarden un momento y escuchen… Hey! ¡Escuchen!
 -¡¿Qué?! ¡¿Acaso no estas emocionado tu también?! –le dijo Seungri mientras le despeinaba el rubio cabello.
 -No seas aguafiestas –protestaba Top.
 -Hey! Déjenlo hablar… el tiene razón –dijo Daesung, que era el único cuerdo después de GD, y que generalmente hacia las veces de mediador entre el líder y los demás.
 -No quiero ser aguafiestas Top, pero quiero hacerles recordar que lo de mañana es talvez lo mas importante que hagamos en este viaje, y creo que todos deseamos que esto funcione, ¿verdad?
 -Verdad -dijeron los demás al unísono y seriamente, todos sabían de la preocupación de GD y ninguno deseaba defraudarlo.
 -Entonces esta noche saldremos, la pasaremos muy bien, pero volveremos antes de las doce, pues mañana debemos estar antes de las ocho en la NBC.
 -Ok… - dijeron todos, sin mirarlo.
 -¡Y ninguno se ira con alguna chica por ahí! ¡¿Ok?!
 -¡¡¡Nooo!!! –protestaron algunos mientras los otros sonreían.
 -Eso me incluye –concluyo GD sonriendo –ahora a cambiarnos… porque New York nos espera.
 -¡¡¡Siii!!! –festejaron todos mientras se abrazaban y jugaban entre ellos. Les esperaba una noche llena de hermosas mujeres, lugares increíbles y la ansiedad de una presentación que podría cambiar el rumbo de sus vidas.

 La actuación en Rockefeller Center fue espectacular, había muchísima gente y los temas salieron más que bien. Las chicas americanas gritaron frente a ellos y rápidamente comenzaron a corear las canciones, amaron a Daesung en “Tell me Goodbye”, a Seungri en “Beautiful Hangover”, a Taeyang en “Weeding Dress” y a GD y a Top en “Knock out”. Estaban tan bellos que era imposible no enamorarse de ellos. Al terminar, la excitación llegaba a límites increíbles. Y ellos habían conseguido conquistar el primer frente de su batalla por ganar el gran mercado internacional. El éxito de ese día los colmo de euforia. Al salir de allí, su amigo Ethan los esperaba para salir a festejar, y ese día se la pasaron de un lado a otro, tomándose fotos, comiendo hotdogs en la calle, riendo y jugando como niños en una ciudad que ahora era suya. Al volver al hotel esa tarde, para cambiarse y salir a bailar y a conquistar chicas, que era lo que todos querían, se detuvieron en el lobby pues habían recibido muchísimas invitaciones de distintos medios que querían entrevistarlos y hacer fotos de ellos. Conversaban asombrados por la cantidad de llamados que habían tenido, era mas de lo que ellos habían imaginado, entonces entro al lobby del hotel una hermosa mujer, de unos treinta y pico años, de apariencia latina, de mediana estatura y esbelta figura, su cabello era castaño oscuro, muy largo y lo llevaba suelto, tenia anteojos de sol y vestía glamourosamente con unos skiny jeans y una exótica y sexy blusa de gasa animal print de la ultima colección de Roberto Cavalli, las botas que llevaba eran muy altas, y en sus manos bolsas de Gucci, D&G y Versacce. Se detuvo frente al recepcionista, dejo sus bolsas en el piso y este le paso varias tarjetas mientras la saludaba.

 -Señora Conigliari, ¿cómo esta usted? Recibió estos mensajes durante la tarde.
 -Gracias Charles –le contesto ella mientras leía los mensajes sin quitarse las gafas de sol y toda la gente en el salón se giraba para mirarla, incluido los chicos que habían quedado mudos ante la presencia de la hermosa mujer. Ella los ignoro por completo, y eso que era realmente difícil ignorar la belleza de esos chicos, y se dirigió hacia los elevadores. Top, que se había quedado atónito ante la presencia de ella, se percato de que se había dejado una de las bolsas en la recepción, entonces tomo la bolsa y alcanzo a la mujer cuando ella subía al elevador y entro allí con ella.
 -La olvidaste –le dijo mientras le tendía la bolsa con una sonrisa inocente. Ella lo miro arrogante y se la quito de la mano, y se giro mirando hacia otro lado. Top se quedo con la boca abierta, la actitud de ella lo puso furioso.
 -Gracias, ¡¿no?!
Ella se giro y lo miro por sobre las gafas y con gesto frío le contesto:
 -¿Acaso deseas una propina?
 -¡¿Que?! ¡¿Acaso no sabes quien soy yo?!
 -No… ¿debería saberlo?
 -Ja! Claro… es entendible, eres demasiado mayor para saber quien soy.
 -¡¿Que?!
 -Soy T.O.P.
 -¡¿Tioupi?! Ja! Encantada… soy Josephine Conigliari, entonces dime… cuanto vale que me ayas alcanzado la bolsa… -dijo ella mientras sacaba su billetera de la cartera.

A esas alturas Top ya estaba fuera de si.

 -Eres una bruja…
 -¡¿Que?!... y tu eres un chiquillo estupido.
 -¡Y tu una vieja amargada!
 -¡Imbecil!
 -¡Trastornada!

El elevador se detuvo, era el piso 20.

 -¡Quítate!
 -¡Vete! ¡Seguro que lo que compraste no te queda!
 -¡Idiota!
 -¡Loca!

 Entonces ella bajo y se dirigió al final del pasillo, abrió la puerta y la cerro dando un golpe, mientras Top la miraba alejarse. Cuando empezó a sonar la alarma de la puerta del elevador se percato de que se había quedado allí, inmóvil, mirando el final del pasillo, y cayo en la cuenta de que estaba en el mismo piso en que se encontraba su habitación. Entro nuevamente en el elevador y bajo al lobby. En el trayecto se sintió como si un rayo lo hubiera alcanzado y lo hubiera dejado medio perdido, parado allí, en la puerta de aquel elevador. Nunca una mujer lo había tratado como lo había tratado aquella mujer, siempre se salía con la suya y las dejaba a ellas sin habla cuando les hacia alguna de sus miradas o les hablaba con voz suave. Ella no le había dado oportunidad alguna, lo había destrozado sin piedad y había hecho surgir cosas de el que no sabia que poseía, entre esas una sensación de vacío que le pareció totalmente anormal. Al llegar a la planta baja sus amigos charlaban animadamente, al aproximarse a ellos lo miraron extrañados.

 -Hey man! ¿Qué tal te fue? ¿Ya tienes su teléfono? Jajaja!!! – le dijo Taeyang, mientras le golpeaba el hombro y los otros lo miraban expectantes.
 -Déjame… -le contesto en voz baja y con el rostro serio.
 -Oye… ¿qué paso? –le pregunto GD asombrado de que el siempre vivaz Top tuviera esa extraña expresión. El le contesto negando con la cabeza, y todos comenzaron a hablar de la salida de esa noche y las risas volvieron nuevamente, pero a Top la sensación ambigua de derrota y ansiedad no se le había pasado aun.

 Esa noche bailaron hasta bien entrada la madrugada, muchas chicas se les unieron en la fiesta, pero decidieron volver todos juntos al hotel y hacer buena letra al menos por esa noche. A la mañana siguiente se levantaron cerca de las 10, faltaban Taeyang y Seungry que habían ido a entrenar al gimnasio del hotel. GD se sentó en la pequeña terraza a disfrutar del sol y a leer un rato, Daesung llamo por teléfono a su madre y Top decidió quedarse en la cama, la sensación que le había dejado el encuentro con ella aun no había desaparecido. Al rato se levanto y se sentó en el piso junto a GD, allí se sentía contenido, el era un buen amigo y sabia entender cuando necesitaba algo, o darle tranquilidad si eso le hacia falta.

 -¿Dormiste bien?
 -Si…
 -¿Tienes resaca?
 -No…
 -Esta tarde haremos una sesión de fotos para la revista de espectáculos del New York Times, ¿estarás bien para eso?
 -Si… - apoyo su cabeza en la rodilla de su amigo y este le acaricio la cabeza, despeinando su cabello.
 -Me parece que esta vez se te paso la mano con la tintura – le dijo GD bromeando.
 -Creo que si –le contesto sonriendo, el sabia que aunque GD no supiera la razón de su estado, hacia todo lo posible por reconfortarlo sin entrometerse. De repente entraron Taeyang y Seungry, venían sudados y agitados pero no por el ejercicio, sino por lo que acababan de ver.
 -¡Oigan! ¿Recuerdan a la belleza que vimos ayer en el lobby? Se hospeda en la otra habitación de este piso! –comento entusiasmado Seungri.
Salio a la pequeña terraza Daesung y se unió a la conversación.
 -¿Quién?
 -La hermosa mujer que ayer se llevo a Top en el elevador…¿ no te diste cuenta de que estaba en nuestro piso cuando bajo? –le pregunto Taeyang.
 -Si, si se dio cuenta –contesto GD –pero eso no tiene importancia ahora.
 -¡¿Cómo que no?! Una belleza así no se encuentra todos los días, y aunque perece tener mas de treinta… talvez alguno de nosotros podría salir premiado –dijo Seungri en tono de broma.
 -Pero creo que tú no tienes ningun número -le refuto GD y todos comenzaron a reír.

Pasaron al salón de la habitación, Top se levanto del piso decidido a dejar atrás esa situación que lo había dejado perplejo. A eso de la una llego uno de los asistentes la YG y los acompañó hasta los estudios del New York Times donde hicieron las fotos para un artículo sobre el Kpop, las cuales salieron perfectas. Al volver al hotel, el recepcionista los llamo para pasarles los mensajes, entonces entro ella y paso dejando una estela de delicioso perfume que los envolvió. Taeyang, lleno de curiosidad por la exótica mujer, le pregunto al recepcionista quien era ella.

 -Es la señora Josephine Conigliari, la esposa de Valentino Conigliari, el magnate de la Formula Uno. Esta en New York por la semana de la moda. ¿Desea darle un mensaje?
 -No. Está bien –le respondió GD mientras miraba a Top y los otros los miraban con asombro –Tenemos asuntos importantes que atender, Ethan dará una fiesta esta noche en su casa.
 -¡Excelente! –dijeron casi todos, entonces subieron a la habitación a prepararse.

 Mientras todos iban y venían de un lado a otro de la habitación viendo que atuendo ponerse para la ocasión especial, Top salio de la habitación con un traje gris plomo y una camisa blanca que le quedaban impecables, y su cabello blanco estaba prolijamente parado en una cresta. Los demás que estaban a medio vestir lo miraron asombrados.

 -Nos vemos luego -dijo al salir, sin darles a los demás oportunidad de preguntarle nada. GD lo miro negando con la cabeza.
 Salio a la vereda del hotel y en la esquina vio que había un puesto de flores. Allí compro una docena de rosas blancas, sabia que eso siempre funcionaba y ahora no le podía fallar. Volvió al hotel, subió al piso 20, pero al llegar se dirigió en dirección contraria a su habitación, se paro frente al cuarto 2001, respiro profundo y golpeo la puerta decididamente.


2º parte

 Ella escucho los golpes mientras se quitabas las botas y hablaba por teléfono con su marido. Fue hasta la puerta y al abrirla se dio con que era el hermoso muchacho de ojos rasgados y cabello blanco del día anterior. En ese momento la discusión con su esposo había alcanzado tonos irrepetibles, dio media vuelta empujando la puerta para cerrarla, y siguió andando hacia la habitación. El detuvo la puerta antes de que se cerrara y entro a la fastuosa suite. Podía escuchar como ella discutía acaloradamente con alguien por teléfono, y aunque no entendía lo que decía pues lo hacia en italiano, adivino que la cosa era bastante seria. Se quedo allí, parado, esperando a que ella saliera, la habitación era mas grande que la de ellos, hasta tenia un piano de cola en el salón. Ella regreso y lo vio allí, distraído, mirando por una de las ventanas.

 -¡¿Qué haces aquí?! ¡Creí que había sido clara cuando cerré la puerta!
 -Pero es que no podía irme sin hablarte –le contesto el aproximándosele.
 -Bueno… ya hablaste, te puedes largar, no estoy para bromas.
 -¿Por qué eres tan malvada?
 -¡¿Que?!
 -¡Eres tan agresiva, no me dejas ni siquiera que te pida disculpas por algo que ni siquiera hice! ¡Eres una arpía! –se detuvo cerca de ella y la miro sin decir nada, ella apretaba la mandíbula enojada por la forma en que el le hablaba. El bajo la mirada comprendiendo el error y extendió el brazo entregándole el ramo de rosas.
 -Perdón… -le dijo cerrando los ojos.

Ella tomo el ramo y lo miro despectivamente, estaba de mal humor.

 -Crees que estoy jugando… ¡lárgate! -le dijo arrojándole con fiereza el ramo en la cara. Los finos pétalos blancos cayeron por todos lados. 

Cuando volvió a mirarlo se dio cuenta de que una espina le había hecho un pequeño corte en la mejilla y manaba de el una minúscula gota de sangre. Eso le hizo darse cuenta de que se había excedido. El solo la miraba, estaba anonadado nuevamente, ella era realmente una mujer muy dura, su carácter era distinto al de todas las chicas que había conocido. Y además era bella. Como una tormenta de verano.

 Ella dio media vuelta y fue hasta el baño, busco algunas gasas y un antiséptico y volvió junto a el, que estaba como petrificado. Tomo un trozo de gasa y lo embebió en la loción y se aproximo hasta el que solo la miraba fijamente. Limpio su herida con cuidado, tratando de no mirarlo, su mirada era muy especial, y su boca era única.

 -Perdona… estaba enojada… y tu estabas en el lugar equivocado cuando yo descargaba mi furia.

 El apenas asintió con la cabeza. Josephine vio que el se humedecía los labios y eso la distrajo. El se agacho lentamente y la beso con cuidado, rozando sutilmente sus labios. Ella sentía que había dejado de respirar, entonces tomo aire en un suspiro profundo y al abrir levemente la boca el la beso nuevamente, pero esta vez con mas énfasis. Ella no pudo más que corresponderle. Los besos se volvieron intensos. Josephine jugaba con su lengua en la boca de el. Top mordía suavemente los labios de ella. A esas alturas el la tomaba por la cintura apretándola contra su cuerpo y ella le acariciaba la cabeza, atrayéndolo mas hacia si cada vez que lo besaba. Top levanto su blusa y se la quito lentamente, mientras la observaba abrumado por la belleza de esa mujer. Ella le quito el saco mientras se miraban y respiraban sutilmente agitados, luego desprendió su camisa, dejando al descubierto su torso, y rozando levemente sus pectorales y su abdomen con los labios descendió hasta estar a la altura de su cintura, desprendió su pantalón y lo miro nuevamente. El se agacho y la hizo girar abrazándola por la espalda. Con una mano acariciaba sus senos sobre el brasier y con la otra desprendía el pantalón. Lentamente metió su mano y pudo sentir su sexo húmedo, y eso lo enloqueció. Ella jadeaba suavemente. La levanto en brazos y la llevo hasta la enorme cama de la habitación, la puso lentamente sobre esta y comenzó a quitarle el ajustado jeans, entonces ella quedo tendida allí, solo con el hermoso brasier de encaje negro y unos pequeños soquetes blancos, con su cabello suelto sobre la cama, sus ojos cerrados y su boca jadeante entreabierta, era una imagen de ensueño y solo deseo poseerla. Se quito lo que le quedaba de ropa y  comenzó a besarle las piernas, ella las abrió lentamente y el paso entre estas hasta llegar a su abdomen el cual acaricio con su lengua mientras ella gemía, fue subiendo y mordió suavemente sus pezones por sobre el bustier y ella se retorció en deseo, entonces llego hasta su rostro y la beso tiernamente, Josephine abrió los ojos y se miraron por un momento, mientras sentía las caricias que el le daba con la punta de su miembro erecto, lo que la hacia arder de deseo.
 -Quiero que me poseas… hazme tuyo esta noche.
 -¿Yo a ti?
 El asintió lentamente, entonces ella lo tomo por los hombros y lo puso de espaldas a la cama y se sentó sobre su abdomen, el la miraba casi sin respirar, era único, un niño en el cuerpo de un hermoso hombre, su boca perfecta, su bellos ojos que parecían delineados, sus pómulos, con esa típica dureza asiática y su alocado cabello lo hacían así, único. Se agacho hasta su boca y lo beso con suavidad, y hablando con susurros en su oído, lo que hizo que la piel de el se erizara y se estremeciera levemente, le pregunto:
 -Duro o suave.
 -Suave… deseo sentir cada milímetro de ti.
 Entonces ella se incorporo y permitió que su miembro erguido la penetrara lentamente. Ambos gimieron de placer, el acto duro menos de lo que ellos deseaban pero fue tan intenso que al acabar ambos lo hicieron a un mismo tiempo. Ella se dejo caer lentamente a su lado, el busco su mano y se la tomo con fuerza, como si deseara que no lo dejase solo, Josephine lo abrazo de costado y escondió su cabeza bajo el brazo de Top y allí, levitando en una sensación extraña, se quedaron dormidos.

 Cuando el despertó la habitación estaba levemente iluminada, recordó lo que había pasado, entonces estiro su mano hacia donde ella había estado acostada y no la encontró. Se incorporo sobre sus codos y la vio sentada frente al espejo del tocador, cepillaba su cabello cuidadosamente. Se paro de la cama envolviéndose en la sabana y fue hasta donde estaba ella, tomo el cepillo de su mano y comenzó el a cepillar su largo cabello mientras ella lo miraba a través del espejo.
 -Tioupi –aquello lo sorprendió, había recordado su nombre después de todo.
 -Josephine –le contesto con voz tenue, ella negó con la cabeza -¡¿No?!
 -María Josefina… ¿Y tu? ¿Ti Ou Pi de Big Bang? –eso lo sorprendió verdaderamente dibujando una sonrisa de costado en sus labios a la vez que levantaba una de sus cejas –te ví esta mañana en Today Show.

El se sonrío ante esto, ella era una mujer llena de sorpresas.
 -María Josefina –dijo casi con dificultad.
 -Solo dime Sefi.
 -Sefi… me gusta como suena… ¿así te llaman tus amigos?
 -Así me llamaba mi madre… Tioupi –le sonrío abriendo los ojos como interrogándolo nuevamente.

 -Choi Seung Hyun… solo Hyun –ambos sonrieron, entonces el creyó oportuno seguir preguntando.
 -Ví un cicatriz en tu abdomen.

A Josephine eso la asusto un poco, pero decidió dejarlo seguir.
 -Cesárea.
 -¿Cuántos hijos tienes? –esto un poco lo conmovió, pero trato de no mostrar ninguna expresión en su rostro.
 -Solo una… tiene cinco años.
 -¿Cómo lo conociste a el?

 Su voz sonaba apagada, ni el mismo sabía porque preguntaba eso, pero por dentro sentía que algo parecido a celos le roía con un ruido sordo.
 -¿Verdaderamente quieres saber eso? –le contesto ella frunciendo el seño. El solo asintió lentamente, lo miraba a través del espejo, parecía un niño y eso a ella le asustaba un poco, el no levanto la mirada para verla, solo siguió cepillando su cabello con delicadeza.
 -Estaba haciendo un estudio de campo en Sicilia, en Milo. Allí teníamos nuestra base, yo era ayudante de campo en un estudio sobre movimientos telúricos en la base del  volcán Etna…
 -¿Sobre el Etna? –le interrumpió el extrañado.
 -Aunque lo creas imposible soy geóloga, y mi rama es la vulcanología –el la miraba con gesto sorprendido, pero ya sabia que era una mujer que podía sorprenderlo. Ella bajo la cabeza y prosiguió.
 -Un día volvía al pueblo en bicicleta, el me paso a gran velocidad en su Maserati, yo me asuste, perdí el equilibrio y caí al badén. Me fracture la pierna izquierda… el vio lo que había pasado, se detuvo, me saco del pozo y me llevo al hospital… cuando salí de allí me instaló en su mansión… talvez la mas fastuosa de toda Catania… sus atenciones y su encanto me enamoraron de el… y dos meses mas tarde nos casamos en su yate… sin mis amigos ni mi familia ni nadie… -ella suspiro entrecortadamente sin mirarlo, solo miraba sus manos apoyadas en su regazo.
 -¿Con el discutías cuando llegué? –le pregunto seriamente, su seño estaba fruncido y sus mandíbulas apretadas. Ella asintió sin mirarlo. Dejo el cepillo sobre el tocador y al incorporarse nuevamente la beso en la mejilla, solo con un roce, y se dirigió al salón.
 Ella sentía que las cosas habían tomado un color apagado, le dolió haber tenido esa conversación… inclusive pensó en que tan mal había estado todo aquello… la cosa no se veía bien. Hyun fue hasta el fastuoso salón, allí las sombras de la noche teñían todo, le hicieron sentir aun mas ese desasosiego que había aparecido después de las ultimas palabras de ella. No se suponía que aquello debería estar pasando. Nunca le había pasado nada igual. Que le pasaba que no se vestía y se iba como hacia siempre? La pregunta se volvía más estúpida cada vez que la repetía.

 Vio entre las penumbras que la brillante negrura del piano le llamaba la atención, esto lo distrajo de aquellos pensamientos que lo molestaban, entonces fue y se sentó frente a el, abrió lentamente la tapa y las hermosas teclas de marfil y ébano se dejaron ver. Las acaricio sin emitir sonido, luego solo se dejo llevar.

 Sefi seguía sentada frente al espejo del tocador, mirando sus manos, sentía que algunas lagrimas se habían escapado sin querer, sabia que lo que había pasado estaba mal, que no solo se hacia mal a ella, sino que presentía que a el también le había hecho mal. ¿Por qué había dejado que esto sucediera si nunca había hecho una cosa así? Ella no era así. Los problemas con su esposo habían comenzado por que el había hecho cosas como esta, pero ella se estaba dando cuenta de que había cometido un error crucial, había dejado salir sus sentimientos, frente a un extraño, frente a un chico que no sabia como manejar la situación, pero que a la vez se mostraba tan hombre, tratando de entenderla, y tan frágil, tan pequeño a la vez.

 De pronto sintió que el tocaba el piano en la oscura sala, las notas le sonaron familiares. Se levanto secando sus lagrimas para que el no las notara y así no confundirlo aun mas, y fue hasta el salón. De a poco reconoció la melodía, era Satie, su favorito, la Gnossienne Nº1, el acariciaba las teclas dejando salir esa música que a ella tanto le gustaba. Era increíble que estuviera haciendo eso. Se aproximo con cautela, no sabia si el estaba enojado o que, entonces vio que sus ojos, sus hermosos ojos estaban entornados mientras tocaba. Se quedo parada en la penumbra hasta que el termino. Al terminar el se veía mas afligido que antes, se pasaba la mano por el cabello mientras apretaba los ojos. Ella suspiro tristemente al verlo así, entonces el levanto la mirada y la vio, rodeada por las sombras de la noche, como un espectro, pero algo tan bello no podía ser malvado, jamás.

 -Nunca pensé que tocases el piano –le dijo ella sin aproximarse.
 -Nunca hubiese imaginado que fueras geóloga –le contesto sonriendo levemente.
 -Perdona… no es que te subestime… pero aunque eres músico jamás pensé que tocaras a Satie.
 -Sabes quien es Erik Satie?
 -Solo lo suficiente para saber que es mi favorito –el levanto las cejas ante su respuesta, seguía sorprendiéndolo. Entonces comenzó a tocar la Gnossienne Nº3 mientras le hablaba, y eso a ella le sorprendió, era como si el adivinara sus gustos.
 -Apenas cumplí 5 años mi madre me envío a tomar clases de piano… era muy pequeño y solamente quería jugar, así que asociaba las clases con algún tipo de castigo. Mi maestra era una mujer sola y amargada, jamás me sonreía ni me daba un aliciente, solo golpes en el hombro con su desgastada batuta cada vez que me equivocaba. Un día, al llegar a la clase, entré y ella estaba en el piano, la melodía que ejecutaba era única y entonces decidí pedirle que me lo enseñara, me miro con mala cara, pero al poco tiempo sabia casi todas las Gnossienne y las Gimnopedie a la perfección, entonces ella quiso que aprendiera otros autores, pero yo me negaba, solo quería tocar a Satie. Fue hasta que un día ella se enojo demasiado con mi obstinación y me pego con la batuta en la cara, yo me quede petrificado, mis lágrimas caían pero no lloraba, salí corriendo de la casa y me escondí en un cañaveral y me quede allí por dos días, estaba shockeado. Cuando volví a casa, mi padre me dio una paliza única, entonces decidí no tocar nunca mas el piano, me metí del todo a rapear y mi madre estuvo desilusionada conmigo por mucho tiempo –al dejar de tocar la miro con un poco de melancolía, ella tomo de sobre una pequeña mesa el control del equipo de audio que había en aquella sala y al encenderlo comenzó a sonar la Gimnopédie Nº3 orquestada por Debussy. Hyun se levanto del piano y fue hasta donde estaba ella, la tomo de la cintura y comenzó a mecerse como bailando un lento vals, se miraban sin decirse nada, mientras ella flotaba sutilmente en aquellos brazos. Desprendió con cuidado la bata de seda de Sefi y esta cayó suavemente al piso, luego soltó la sabana que lo envolvía y levantándola hasta cubrir sus hombros la rodeo a ella y se fundieron en un abrazo intenso, calido, separados por nada, unidos por la piel. Afuera de ese abrazo nacía un sentimiento prohibido, ilegal, vedado por la mirada de los otros, algo que no podía ser. Adentro el sentimiento era único, aquel que se asemeja tanto al amor, al que ocurre a primera vista, al que eleva a las personas, al que cega la razón y aleja de la realidad. Ya no podían evitarlo, algo los había unido y ahora ya no se querían separar.

 -Te quiero Sefi… - le digo el casi angustiosamente.
 -¡Calla! ¡Calla por favor!
 -Pero quiero que seas mía, ¡te quiero para mi!
 -Calla… no digas esas cosas… -lo calló poniendo un dedo en sus labios –solo tómame, y mientras este entre tus brazos seré tuya, solamente tuya, nada ni nadie podrá hacer nada contra eso… pero cuando nuestros brazos se separen todo volverá a ser real, nada puede evitarlo, eso debes entenderlo, por favor entiéndelo!
 -¡Sefi!... –el no sabia que hacer, sentía pesar por las palabras que ella le decía.
 -Por favor entiéndelo… -entonces lo beso apasionadamente, casi con dolor, el le respondió de igual modo. Los besos se encendieron en un fuego invisible, consumiéndolos. La llevo hasta la cama y besándola profundamente la penetro con cuidado, ella gimió apasionadamente, pero de sus ojos rodaron lágrimas, pues su corazón sentía que aquello era una herida que ya no volvería a cerrar. Hicieron el amor por largo rato, al acabar, Huyn la envolvió entre sus brazos y la apretó contra si, sabia el destino de ese abrazo y deseó que no llegara tan rápidamente.

 Al amanecer, se despidieron con pequeños besos en la puerta de la habitación de ella, luego lo empujo lentamente y sin decirle nada cerro la puerta tras de si, solo para dejarse caer contra la puerta, tratando de ver la forma de volver a la realidad, sin perder la cordura, pues una locura era lo que sus sentimientos le invitaban a hacer.

 Se levanto luego de un rato y resolvió darse una ducha que quitara la bruma de su mente. El agua le ayudo, pero solo levemente, entonces se vistió con ropa deportiva y decidió salir a correr un rato por Central Park, debía aclarar sus pensamientos.

 El volvió a su cuarto en estado de trance, entro y se dejo caer en uno de los sofás de la sala, todos dormían en silencio, los pájaros del Central Park comenzaban a silbar mas asiduamente, el trafico se escuchaba mas intenso, y el se quedo dormido con la imagen de ella entre sus brazos, deseando que nunca se disolviera de su mente.

 GD lo escucho entrar, lo había espe
rado desde que habían llegado de la fiesta de Ethan, sospechaba adonde había estado Top, y eso lo molesto un poco. Se tapo la cabeza con la almohada, sentía celos de lo que había pasado, a él también le había gustado Josephine, y su mejor amigo solo había tenido un golpe de suerte al ver primero aquella bolsa. Trato de despejar esos pensamientos que lo contaminaban. Se levanto y decidió salir sin hacer ruido, al pasar por el salón vio a Top profundamente dormido en el sofá. Su expresión era placida, casi sonreía en sueños. Se mordió los labios, negando con la cabeza, y fue hasta la puerta. Al salir vio que Josephine entraba en el elevador, entonces corrió y detuvo la puerta que ya se cerraba. Ella lo miro expectante, pero al ver que no era la persona que ella esperaba su gesto cambio inmediatamente a una frialdad total. El se disculpo, pero ella lo ignoro por completo, y mientras desenredaba los auriculares de su iPod, este se resbaló de sus manos cayendo al piso. Los dos se agacharon a la par a recogerlo, lo que provoco que chocaran sus cabezas uno con el otro en un duro golpe.

 -Auch!
 -Aish!
 -Perdón…
 -Discúlpame…
 -No, ha sido mi culpa…
 -Pero… yo por querer ayudarte…
 Se miraron mientras se sobaban la cabeza, con gesto adolorido. Entonces ella comenzó a sonreír sorprendiendo a GD, que le sonrío asombrado. Pero la sonrisa de Josephine se transformo en risa y luego de eso en carcajadas, lo que contagio a GD que reía junto a ella hasta tener lagrimas en los ojos.
 -Perdona… aaah… -dijo ella aun riendo agitada –he sido muy mal educada, soy Josephine –tendiéndole la mano.
 -Hola Josephine… GD… -le contesto tomando cortésmente su mano. Era tan hermosa, y cuando reía era mas bella aun, nunca había pensado en conocer una mujer tan especial.
 -Sellamos nuestra amistad antes siquiera de presentarnos –dijo ella aun sonriendo.   GD levantando las cejas de asombro ante ese comentario solo le sonreía, había alguna posibilidad en este de que ellos fueran amigos? Sintió que lo deseaba enormemente. Quería sentirse próximo a ella de cualquier manera.
 -Eres muy lindo cuando ríes –le dijo Josephine sonriéndole tiernamente. GD no cabía en su asombro, ¿ella le estaba diciendo a él que era muy lindo?
 -Tu te ves hermosa también cuando lo haces, aunque seria tampoco estas nada mal, jajaja!!! –le dijo como una broma, pero el sabia que decía la verdad –hey, no lo tomes a mal, pero voy a Starbucks por un café, ¿no quieres acompañarme? –estaba frente a ella, era una chance que no podía dejar correr, aunque sabia que en aquellas palabras se escondía la intención de traicionar a su mejor amigo.
 -Te lo agradezco GD, talvez en otra ocasión, ahora voy a correr un rato al parque, necesito tomar aire fresco.
 -Ok… -dijo con algo de desilusión –espero que no lo hayas tomado a mal.
 -¡No cariño! Esta todo bien… -ella aun le sonreía mientras salían del elevador.

Sefi pensaba que GD también era muy bello, al igual que Hyun, y que ese cabello platinado lo hacia ver especial. No deseaba ser una arpía con él, pero ya había cometido el error de dejarse llevar por el otro hermoso chico, y no deseaba hacer mas daño. Lo miro con ternura, tendiéndole la mano. El la miraba anonadado. Entonces se dieron cuenta de que alguien los observaba, era Taeyang que traía en sus manos bolsas de Starbucks. GD lo miro y sintió la sensación de que lo habían descubierto infraganti.
 -Sol… ¿en dónde estabas? No sabia que habías salido, no te escuche.
 -No podía dormir y fui a buscar café para todos –lo miraba como preguntándole que era lo que ocurría.

 Josephine los miraba a ambos, noto que GD se había puesto nervioso frente a su amigo, y también de que él no le había soltado la mano.
 -Me ganaste… salía para hacer lo mismo… -estaba ansioso, entonces soltó de golpe la mano de ella –Ah… déjame presentarte… Josephine… el es Taeyang, un amigo.
 -Josephine… -la saludo TY mientras se aproximaba, al tenderle ella la mano, él se la beso galantemente, sonriéndole con picardía. Ella le sonrío amablemente pero sorprendida ante el desenfado del chico.
 -Nos vemos GD… - lo saludo ella alejándose, mientras Taeyang lo arrastraba dentro del elevador.
 -¡¿Quó fue todo eso?!
 -Nada!... solo que nos encontramos en el elevador y nos saludamos… nada mas.
 -¡¿Nada mas?! Si parecía que te había encontrado robando una tienda por la expresión que tenias en el rostro.
 -Cállate… imaginas… -le decía GD mientras trataba de recuperar la compostura luego de aquel encuentro.

Al entrar a la habitación Daesung salía del cuarto bostezando ruidosamente, lo que despertó a Top, que se había quedado dormido profundamente.
 -¿Y Seungri? –pregunto TY.
 -Aun duerme… -le contesto Daesung bostezando nuevamente.
 -¿Eso es para nosotros?…-le dijo Top.
 -Si… -les contesto poniendo las bolsas sobre la mesa de centro –¿no vas a contarles tu aventura matutina? –dijo dirigiéndose a GD, que se había sentado en un sofá con expresión perdida en el rostro.
 -¿Qué paso? –pregunto Top, mientras ponía azúcar en su café.
 -Nada...-contesto evitando la mirada de los otros.
 -¡Nada! ¡Que humilde eres! Llego al hotel y quien salía del elevador acompañándolo?!
 -¡¿Quien?! ¡Cuentanos! –insistió Daesung al tiempo que Seungri salía del cuarto.
 -¿Qué paso?... – pregunto adormilado.
 -Hablábamos de las andanzas matutinas de nuestro amigo –le contesto Taeyang apuntando con la mirada a GD.
 -¡¿Y?! ¿Con quién estabas en el elevador? –pregunto Daesung.
 -Con nuestra vecina… Josephine. –dijo TY.
 -¡¿Qué?!
 -¡¿Con quién?!
 -Josephine… -dijo seriamente Top, mientras los otros le gastaban bromas a GD.
 -¿Y por que no la invitaste a tomar un café con nosotros? –le pregunto Seungri con gesto asombrado.
 -Porque se iba a correr al parque.
 -Al parque… -le pregunto Top.
GD le asintió con la cabeza pero sin mirarlo, no quería que su amigo viera la expresión de su rostro, se sentía envidioso y avergonzado a la vez. Mientras los otros seguían bromeando en la sala, Top se levanto y fue al cuarto, se vistió con un conjunto deportivo negro y unas gafas de sol oscuras, subiéndose el capucha del suéter. Al volver a la sala todos se le quedaron mirando. GD al verlo, negó con la cabeza mientras se mordía el labio inferior.
 -¿Qué tal me veo?
 -Pareces el Unabomber –le dijo GD sin mirarlo.
 -Que… ¡¿tu también vas a ir a asaltar una tienda?! –le dijo TY.
 -No idiota… nos vemos después… -le contesto Top mientras salía de la habitación.
 -¿Que le pasa? –pregunto Seungri sin entender nada.
 -Nada… que es un imbecil, eso pasa, ¿o acaso no sabes donde paso la noche? –dijo GD con gesto amargo en su cara.
 -¿A dónde? –pregunto Taeyang desubicado.
 -En la habitación de al lado… -le contesto Daesung a quien no se le escapaba nada.
 -¿Qué?... –dijeron TY y Seungri con gesto asombrado. Todos se quedaron en silencio, algunos no entendían muy bien que era lo que estaba pasando, y otros calculaban la magnitud del daño que ocurriría si esa situación se salía de control.

 Hyun se bajo el gorro y se quito las gafas para no llamar la atención, salio a la vereda y cruzo en dirección al parque, sabia que hacia muy poco que ella había salido así que empezó a correr lo mas velozmente posible con intención de alcanzarla. Luego de un rato pensó en darse por vencido, entonces cuando tomaba el camino de regreso al hotel, la vio al otro lado de uno de los jardines, corría distraídamente, sin haberse dado cuenta de su presencia. Se oculto al costado de uno de los puentes y esperando a que ella se aproximara, se puso la capucha y los anteojos. Al pasar Sefi por debajo del puente, Hyun salio a su encuentro abrazándola con fuerza y apoyándola contra la pared. Ante esto ella se asusto muchísimo y comenzó a gritar pidiendo auxilio.
 -¡Auxilio! ¡Ayúdenme! –gritaba como podía Sefi, mientras el trataba de taparle la boca
 -¡Calla tonta! ¡Soy yo! –le decía el sonriendo.
 -¡¿Que?!... ¡eres un idiota! –le contesto dándole un golpe en el pecho.
 -Y tú una loca.
 -Me has dado un susto de muerte, imbecil… -decía Sefi agitada –¿estas loco? ¡Encima pareces el Unabomber con esos anteojos! –ya mas relajada, sonriéndole.
 -Si… ya me lo habían dicho… pero solo quería verte.
 -¡Pero eres un demente! Si la policía te hubiera visto te llevaban detenido!
 -Solo deseaba verte… -le decía mientras le acariciaba el rostro.
 -Tu amigo te dijo adonde había ido, ¿verdad? –él asintió sonriéndole.
 -¿Cómo es eso de que tienes citas con ese tipejo en el elevador? –le contesto bromeando, mientras le hacia cosquillas.
 -¡Nada que ver!... solo fue una coincidencia.
 -Estas tan bella… -dijo contemplándola con dulzura -que si no fuera porque me llevarían detenido y probablemente a ti también… te tomaría aquí mismo y te haría el amor contra la pared de este puente… escondidos en las penumbras… -entonces comenzó a besarla suavemente –medios vestidos… te miro y no puedo otra cosa mas que desearte.
 -Basta… ya deja de jugar… -le contesto ella entre suaves suspiros productos de los besos con que el le acariciaba el cuello.
 -Dime que no sientes nada…
 -No… nada… -a esas alturas ya jadeaba suavemente.
 -…Por mi…
 Ella lo aparto y lo miro intensamente a los ojos, podía entender que era lo que había pasado, pero no podía culparlo, pues ella se sentía igual, solo que no podía permitirse la libertad de expresarlo. Los profundos ojos de Hyun, llenos de ansiedad, le mostraban con claridad lo que él sentía, y ella sintió que lo que había hecho estaba mal, no solo porque terminarían lastimados, sino porque ese instante llegaba rápidamente a su fin. Y Hyun también lo sabia, por eso sentía esa ansiedad de tomar todo lo posible de ella antes de que fuera demasiado tarde, pero a diferencia de Sefi, él se negaba a perder toda esperanza.
 -Será mejor que nos separemos aquí… -dijo ella mirando para los lados –no sabemos quien pueda habernos visto.
 -¡Pero mira! ¡No hay nadie a la vista!
 -Quítate el abrigo y los anteojos y ve por el lado contrario, será mejor que nos separemos… -esto último lo dijo con doble intención y lentamente quito sus manos de las de él, y él lo entendió. Sefi bajo la cabeza, apartando su mirada de la de Hyun y despacio le fue dando la espalda, y comenzó a correr lentamente por el camino en dirección al hotel. Se sentía ahogada, no se podía permitir llorar, al llegar al hotel todos se preguntarían porque, y no estaría nada bien. Respiro profundamente, tratando de contener las lágrimas y los espasmos de sollozo que le apretaban la garganta, y comenzó a correr con todas sus fuerzas.

 Hyun quedo debajo del puente, viéndola alejarse, sin la posibilidad de correr a alcanzarla, sabía que no podía hacerlo, pero se negaba a darse por vencido. Se quito el abrigo con brusquedad por la impotencia de no poder hacer nada y a causa de eso se le cayeron sus los antejos de sol, los levanto del piso y cuando se incorporo, al mirar hacia la dirección por donde ella había partido, vio que ya no se veía. ¿Había perdido la oportunidad de verla por última vez? No… no podía ser así… se decía una y otra vez. Comenzó a caminar en dirección al parque, no podía pensar en ninguna otra cosa más que en ella. Solo podía pensar en los momentos que había pasado junto a ella.

 Al llegar a su piso se quedo parado en la puerta del elevador, mira
ndo hacia la habitación 2001, sentía que el silencio que de allí provenía era igual al que sentía en su corazón. El ruido de la alarma de la puerta del elevador, que se había mantenido abierta demasiado tiempo, lo saco del letargo que había padecido desde que parado debajo del puente la había visto partir.



 Su habitación era una revolución, la noticia de que MTV los había confirmado para una presentación en vivo esa misma tarde, había puesto a todos en un estado de ansiedad que rondaba la locura. Aparecer en Push, el programa que impulsa a los nuevos artistas, era algo que ansiaban, y aunque ellos no eran una banda nueva, sabían que allí se mostraba todo lo último en música y eso podría representar su introducción definitiva en el mercado internacional.
 Luego de eso, partirían hacia Las Vegas esa misma noche.
 Los asistentes iban y venían por el salón, había ropa por todos lados, debían elegir correctamente el vestuario, eso era un punto clave. De repente salio del cuarto GD, y vio a Top parado con una extraña expresión en el rostro, se imagino lo que podía causarla, pero decidió que era mejor no ahondar en el tema, pues a él también le afectaba, por lo que dio media vuelta cerrando la puerta tras él. Top alcanzo a verlo, y noto también que el rostro de GD no era el normal, pero no sospecho el motivo. Fue hasta la puerta y golpeo suavemente, abrió y vio que su amigo se probaba una chaqueta frente al espejo.
 -¿Te sientes bien? –le pregunto a GD, que evitaba mirarlo.
 -Solo me pruebo esta chaqueta… pero no estoy muy convencido…
 -Pero estas enojado, puedo notarlo.
 -No… -negaba con la cabeza pero aun así evitaba mirar a su amigo.
 -Es por lo de anoche, verdad? –Top trataba de disculparse por desaparecer, pero GD sabía que aunque él tenía razón, la causa no era la misma a la que su amigo suponía.
 -Es tu vida… haces con ella lo que quieres.
 -Pero…
 -Esta bien… no es necesario que hablemos del tema –le contesto tajante, Top se sentía apenado pero no entendía su actitud.
 -No te preocupes… pondré todo de mi y lo de esta tarde saldrá bien –dijo al salir. Se sentía apenado, sentía que GD estaba disgustado porque el no estaba tomando las cosas con seriedad, pero él había decidido demostrarle que no era así, que a pesar de lo que el sentía por Josephine, era responsable con lo que concernía al grupo.

 Al salir Top, GD aun con la cabeza gacha no pudo mas que sentirse peor, sabia que ese chico era uno de los mas responsables de la banda y él lo estaba haciendo sentir mal por algo que no era así, él no estaba enojado con Top por ser irresponsable, sino por la suerte que había tenido de poder estar con ella, pero principalmente lo que sentía era una gran pena y vergüenza, y eso lo atormento durante un largo rato.
 Mientras se dirigían hacia su compromiso de esa tarde, todos habían notado el raro clima que reinaba. GD se había sentado mirando por la ventana del coche, con gesto perdido, Top miraba por otra de ellas distraídamente, pero de vez en cuando parecía reflejarse en su rostro un poco de dolor. Los demás chicos de la banda, estaban realmente extrañados, no entendían que era lo que realmente sucedía. La presentación fue excelente, los años de entrenamiento con la YG family no habían sido en vano. Todo salio a la perfección. Al volver al vestuario, uno de los asistente les comenzó a apurar para volver rápidamente al hotel, descansar algunos minutos y partir luego hacia el aeropuerto La Guardia, pues el avión rumbo a Las Vegas partía en poco mas de dos horas. Al llegar al hotel Top detuvo a GD en la puerta, antes de entrar en la recepción.

 -Necesito pedirte un favor… -GD lo miro extrañado, no sabia que era lo que estaba pensando Top, pero temía lo que intuía.
 -Que es lo que pasa… -le contesto fríamente.
 -Tengo que salir solo un momento, por favor discúlpame con Gong Ah… prometo que estaré aquí a tiempo para cuando debamos partir al aeropuerto –la mirada ansiosa de Top asusto mas a GD.
 -¡Pero…! ¡No podemos perder ese avión!
 -¡No te preocupes, aquí estaré! –le contesto Top mientras salía corriendo por la puerta de fastuoso hotel.

 Poco antes de las ocho Top volvió al hotel, se cambio rápidamente y partieron en busca de ese vuelo que los llevaría lejos de New York y de esa ultima noche que había cambiado su vida.


3º parte

 Cerca de las 9 de la noche llego Sefi al hotel, estaba cansada. La reunión de esa tarde con sus abogados no había tenido buenos resultados, Valentino nunca la dejaría ir con su pequeña hija, el era un hombre frío y calculador y no permitiría que su única heredera escapara de sus manos. Tenia ganas de dormir, estaba cansada… y triste. Cuando llego a su piso, vio que las mucamas salían de arreglar la habitación 2002, comprendió entonces que el sorprendente chico de ojos ahumados se había ido. Eso fue la pizca que faltaba para completar su tristeza. Al entrar a su cuarto, sintió tras de si que golpeaban discretamente la puerta. Esto la sobresalto, ¿era quizá lo que ella anhelaba? Corrió rápidamente a abrirla, pero era solo un empleado del hotel.
 -Señora… un empleado de Tiffany trajo esto para usted.

 Una hermosa bolsa verde aguamarina, finamente arreglada, colgaba de la mano del empleado que se extendía hacia ella. La recibió con cautela, agradeciéndole y cerrando la puerta tras de si. Al quitar el papel de seda vio un sobre y una pequeña caja color esmeralda atada con un moño de raso. Despego con cuidado el sobre y saco la nota que traía dentro, al leerla, sintió que algo frío le llenaba el pecho.

 Cuando lo vi me recordó aquellos lazos que se ata la gente en el dedo para no olvidad algo importante… Por favor úsalo, y no me olvides… yo no te olvidare nunca pues has quedado atada a mi vida para siempre.   No tratare de llamarte ni de contactarme contigo, se los peligros que eso conlleva, pero si algún día me necesitas o deseas verme, no importa el lugar del mundo en donde estés, escríbeme y yo estaré allí lo antes posible. Esta es mi dirección de mail, la que uso para comunicarme con mi familia, nadie más la conoce. Todos los días la estaré revisando.  Se que no te gusta que lo diga, talvez porque crees que es muy prematuro o porque talvez piensas que no me lo tomo enserio, pero déjame que te lo escriba…                                                                                   Te quiero                                                                                                        H

Las lágrimas rodaban por su rostro silenciosamente. Abrió lentamente la pequeña caja y vio lo que ella contenía. La luz le mostró una fina argolla de platino rematada en un primoroso moño retachado de diminutos diamantes, que relucían aun más ante sus ojos nublados de lágrimas. No pudo más que largar a llorar amargamente, solo uno corto tiempo le había sido suficiente para perder su corazón en manos de ese hermoso chico coreano, que había aparecido en su vida de manera tan inesperada, y que la había dejado marcada para siempre. No quería permitirse sentir amor por él, eso era realmente imposible! Pero el dolor que le inundaba el pecho no era más que la muestra de que así eran las cosas. Se había enamorado de él perdidamente, y ya nada podía remediarlo, y ya nada podía hacer que estuvieran juntos nuevamente, no existían los milagros en la vida de Sefi. Sintió mucha bronca, apretó la carta entre sus manos y la arrojo junto a la pequeña caja a través de la habitación, dejándose caer sobre la alfombra sacudida en sollozos de llanto. Cuando la crisis paso un poco, luego de un largo tiempo, fue hasta el cajón de su mesa de luz, saco un frasco con pastillas para dormir, tomo algunas, tres o cuatro, y luego de tragarlas con un poco de agua se dejo caer sobre la cama, quería dormir y ahuyentar así el dolor que sentía, pero al abrazar la almohada el perfume de Hyun aun podía percibirse.

Los chicos tuvieron un paso brillante pero fugaz por Las Vegas. Llegaron y esa misma noche actuaron en el escenario del Catwalk, uno de los salones del famosísimo nightclub Tao. Pegaron a full, encantando a todo el mundo. Incluso celebrities como Kim Kardashian pidieron tomarse fotos junto a ellos. Al salir a las tres de la madrugada, se encontraban completamente agotados. Camino al hotel Top dejo caer su cabeza sobre las piernas de GD, una costumbre que tenia hacia años, y que lo reconfortaba enormemente. GD comprendió que su confusión había estado afectando su amistad con Top, por lo que decidió firmemente dejar atrás todas aquellas sensaciones insanas y tratar de contener en este difícil momento a su fiel amigo. Acaricio la cabeza de Top y este se quedo dormido antes de llegar al hotel. Todos durmieron más de la cuenta ese día, estaban agotados. Solo TY y Seungry fueron a jugar algunas manos de póker antes de volver a prepararse para su segunda noche, donde actuarían en Marquee, otro de los grandes nigtclubs de la Sin City. A la mañana siguiente partirían hacia Los Ángeles, donde actuarían junto a su ídolo NeYo en The Ellen Show.

La soleada California parecía seguir aun en verano. Las calles se llenaban de gente que amaba el clima estival. Antes de aterrizar en el aeropuerto de L.A. pudieron ver las playas y desearon poder descansar unos días al sol de Malibu. La salida a la calle fue más tumultuosa que cuando llegaron al JFK, había un grupo grande de chicas gritando sus nombres, y tratando por cualquier forma de conseguir un autógrafo. Fanáticas americanas y de varias partes de Latinoamérica habían llegado hasta allí en pos de sus ídolos. Eso se asemejaba mas a lo que ellos conocían, y por eso también les resulto muy estimulante. La llegada al Four Seasons de Beverly Hills los hizo sentir mas cercanos a su estatus de idols. Tenían ese día para descansar, y ya al siguiente deberían reunirse en los estudios de la Warner para conocer a NeYo y realizar el ensayo previo a su presentación en el show de Ellen DeGeneres. Aprovecharon para conocer las playas, surfear y asolearse antes de cenar en el Culina, uno de los restaurant del hotel. Top estuvo, como hacia varios días, pegado a su correo en espera de una señal de Josephine, y GD pudo notarlo. Sabia que lo que le había pasado a su amigo con esa mujer no era una ilusión pasajera, pues nunca antes lo había visto así de ansioso por alguien. El aura que ella emanaba lo había hechizado a él también, y sospechaba los efectos que podría haber tenido en su amigo luego de estar rodeado por sus brazos. Solo esperaba que Top no saliera herido.

Al despertar esa mañana, el anhelo de conocer a NeYo no se hizo esperar. Una llamada desde el restaurant Cabana del hotel para invitarlos a desayunar los puso eufóricos. El moreno se mostró también muy interesado en estos chicos de voces maravillosas que venían desde Asia. Charlaron amenamente y luego partieron junto al equipo de asistentes de los Big Bang hacia los estudios de la WarnerBros. El ensayo fue muy divertido, NeYo bromeo con todos pero especialmente con Taeyang pues ellos cantarían juntos partes de ¨Beautiful Monster¨ y ¨Wedding Dress¨. Recién como a las 5 de la tarde regresaron al hotel. Para esas alturas Top ya mostraba rasgos de tristeza, hasta ese momento no había tenido noticias de Sefi.

Planearon reunirse a cenar a las 8 para luego ir a descansar. Para aprovechar la tarde libre cada uno busco alguna actividad para entretenerse. Taeyang se quedo en su cuarto para conectarse por Skype con su familia, Daesung fue al bar del hotel a tomar un trago con una chica que había conocido en el lobby, Seungri y Top fueron al gimnasio a ejercitarse antes de cenar y GD se recostó en la terraza de la habitación para retomar un libro que había estado leyendo. Todo parecía en calma, pero era solo esa calma engañosa antes de que el huracán arrase con todo. Lo que se avecinaba, ninguno de ellos lo podía imaginar.

Mientras Daesung tomaba una copa en el lounge con la hermosa americana que había conocido, vio el titular en la presentación de ¨The E! News¨. No podía creer lo que estaba pasando. Dejando plantada a la bella rubia, salio corriendo hacia la habitación. Al entrar vio que Sol salía del cuarto.

-Y GD?! –le pregunto agitado y ansioso.

-En la terraza, creo que esta dormido… -le contesto TY confuso.

Salio y vio a GD recostado en una reposera, y tomándolo por los hombros lo despertó sacudiéndolo.

-Tienes que ver esto… levántate!

-Pero… que pasa?

-Sol… enciende el tele y pon E! News… rápido!

-Que esta pasando?! –pregunto TY mas confundido aun mientras Daesung arrastraba del brazo a GD frente al tele y apuntaba hacia el con el dedo, lleno de ansiedad.

¨Conmoción en el Plaza de New York¨ anunciaba Giuliana desde la pantalla ¨El magnate de la Formula Uno, Valentino Conigliari, fue detenido por la policía luego de que el personal de seguridad del hotel tuviera que irrumpir en la suite del piso numero 20, cuando este le propinaba una golpiza a su esposa, la socialite Josephine Conigliari. La policía informo a este medio, que el millonario italiano quedo detenido bajo los cargos de ataque, agresión física y amenazas, luego que tuviera que ser forzado por los encargados de la seguridad del hotel que fueron alertados por las mucamas, quienes escucharon los gritos y los golpes dentro de la habitación. La señora Conigliari fue atendida en el Hospital Mount Sinai de esta ciudad. No se conocen mayores detalles del hecho, pero pudieron verse las fotos que los paparazzi obtuvieron cuando esta era trasladada a la ambulancia¨

-Dios mío... –dijo GD al ver las imágenes, mientras los otros dos amigos no podían diferenciar entre el horror y la incredulidad de lo que veían. El rostro de la hermosa Josephine cubierto de magullones y sangre mientras la llevaban en una camilla los paramédicos del 911.

¨Se especula –continuo diciendo Giuliana -que el ataque fue debido a las fotos de Josephine que fueron mostradas ayer en TMZ, donde puede vérsela abrazada y luego besándose con un hombre encapuchado en un abrigo negro bajo uno de los puentes de Central Park. Se desconoce hasta el momento la identidad del misterioso acompañante, pero se sospecha que seria alguien allegado a la señora Conigliari por la intensidad de las imágenes obtenidas¨

-Donde esta Top? –pregunto Daesung.

-En el gimnasio… con Seungri… -le contesto TY aun anonadado.

-Sol… Ve con ellos y entretenlos… danos tiempo para pensar que hacer.

-Ok… -dijo Taeyang mientras se alejaba por la puerta de la habitación.

GD se había quedado de una pieza, aun no había reaccionado. Sabia que todo eso podía hacer colapsar a Top y ese no era el momento adecuado.

-Debemos evitar que Hyun se entere… por lo menos hasta después de lo del show de Ellen… luego deberemos hablar con él, no creo que podamos ocultárselo por mucho tiempo, y si lo hacemos y luego se entera probablemente se vuelva loco de ira… por lo pronto debemos disimular lo que sabemos, ok? –dijo GD como si lo hubiera pensado durante largo tiempo.

-Ok… así lo haremos, yo hablare después con Seungri y Sol para explicarles la situación, ellos también tendrán que disimular –le contesto Daesung con una seguridad plena.

Esa noche la cena fue extraña y tensa, era difícil esconderle a Top algo que lo afectaba tanto, y aun axial bromear para ocultar el pesar por la situación que estaba pasando. Debían concentrarse en la presentación del día siguiente. Ninguno, a su modo, podía dejar de pensar en la adorable Josephine.

El show de Ellen fue soñado, primero ella mostró videos e imágenes de sus shows en vivo haciendo referencia al nuevo auge del Kpop, y antes de presentarlos le pregunto al publico ¨Ustedes no se enamorarían de ellos?¨, las chicas comenzaron a gritar y Ellen fue presentándolos uno a uno. Todos charlaron distendidamente con ella sobre sus carreras, su familia, su amistad. En ese momento GD miro a Top seriamente mientras su amigo reía sin darse cuenta de su gesto. Sabia que debía habla con él, pero no sabia como. Luego de la charla vino la presentación en vivo. Cantaron ¨Tonight¨, y luego entro sorpresivamente NeYo y comenzó a cantar ¨Wedding Dress¨ y TY se le unió en la interpretación, luego Taeyang comenzó con ¨Beautiful Monster¨ y con risas en el rostro NeYo lo siguió. Al finalizar Ellen se arrimo y el moreno le contó su intención de hacer un albun junto a ellos. Esa sorpresa los dejo con la boca abierta. Luego, para despedirse, cantaron ¨Tell Me Goodbye¨, y las chicas del público se pusieron como locas con estos chicos llegados desde Asia. A la salida de los estudios Warner las fan los acosaron como si estuvieran en la mismísima Korea. Esto era solo signo del triunfo que había tenido esta gira tan esperada por todos. Volvieron al hotel a descansar ya que esa noche, a las 11.30pm, partirían de regreso a casa. Pero primero debían tener una conversación que podría llegar a opacar esta sensación de júbilo y que a ninguno de ellos les haría nada bien.

Al llegar al hotel Seungri hablo con Gong Ah para pedirle especialmente que, durante la cena de esa noche, deseaban reunirse en privado, en un lugar solo para ellos, pues tenían ganas de festejar juntos este nuevo logro. Eso era solo una excusa. Daesung organizo una salida a surfear para pasar la tarde y no estar mirándose y que finalmente Top descubriera que le estaban ocultando algo. Taeyang convenció a Top de acompañarlo a buscar una nueva tabla para surfear esa tarde. Por ultimo, GD fue quien se encargo de buscar nuevas noticias sobre Josephine, llamo por teléfono a Ethan y le pidió que discretamente averiguara, con un conocido que el americano tenía en un periódico local, que era lo que había pasado con ese asunto que tanto perturbaba su ánimo.

La tienda de surf estaba llena de gente, era uno de los sitios más populares de los amantes de ese deporte. Y por supuesto había muchas chicas, que no tardaron en coquetear con los dos hermosos chicos asiáticos que buscaban la tabla adecuada.

-Hey!... Que te parece si invitamos a algunas chicas a divertirse en la playa con nosotros esta tarde! –propuso TY, con ánimos de distraer a su amigo. Este le sonrío negando con la cabeza, no tenia ánimos para estar con una chica.

-Que pasa?! Tu negándote a todas estas bellezas?! Eres el Tabi que conozco?! – le contesto TY tratando de bromear –que es lo que te sucede?

-No… nada… solo es que no estoy con ánimos…

-Es por esa chica de New York, verdad?

Top asintió lentamente bajando la cabeza, sonreía de costado y se había ruborizado.

-Tan fuerte te pego?!

-Si tú hubieras estado con ella como yo estuve, talvez te sentirías igual.

-Es tan especial como para que el magnifico Top rechace una tienda llena de chicas que gustosas harían cualquier cosa por el? –Top sonreía, sabia que esa era su fama, y no podía negarla, pero luego de esa noche en la habitación 2001 del Plaza su vida había cambiado completamente. Taeyang no insistió mas con el tema, temía las represalias que le llegarían de su amigo luego de que le contasen la verdad. Temía, por sobretodo, perder su amistad.

Esa tarde hicieron como si nada ocurriera y trataron de divertirse al máximo. Fueron a Surfrider Beach, uno de los lugares con mejores olas en Malibu. Bromearon, tomaron sol y surfearon hasta agotarse, y a eso de las 6 de la tarde volvieron al hotel. Mientras se alistaban para cenar y luego partir hacia el aeropuerto, les avisaron que uno de los Private Room del restaurant Culina, estaba listo para ellos. El único sorprendido fue Top. Solo algunas sonrisas ocasionales y los elogios propios de lo que había ocurrido esa mañana acompañaron la cena, que transcurrió calladamente, Top por el pesar que le daba irse de regreso a casa sin haber tenido noticias de Sefi. Los demás por lo que se avecinaba. Cuando el garçon retiro los platos, todos comenzaron a mirarse nerviosamente, Top se extraño por la actitud de los otros.

-Que les pasa? Están muy cansados? Parece como si tuvieran un problema! –dijo sonriendo pero ansioso por el comportamiento de sus amigos.

-Lo que pasa… -comenzó diciendo GD –es que si ha habido un problema.

Todos lo miraban en cierto modo, algunos directamente y otros de reojo.

-Que pasa? –dijo Top en tono más angustiado –es mi madre?!

-No… tu familia se encuentra bien –le dijo Seungri seriamente.

-Entonces?! Que pasa?! Ya dejen de mirarme así y díganme que es lo que esta pasando! Es obvio que es conmigo!

-Paso algo… -dijo GD –pero es con Josephine.

El rostro de Top se puso pálido, su gesto de enojo se transformo en angustia nuevamente. Por su mente pasaron velozmente las horas que había pasado junto a ella. Tenía el deseo ambiguo de querer saber y no al mismo tiempo.

-Sefi? –le pregunto a GD, entonces Daesung le paso una revista Us Weekly. En la portada aparecía una foto de ella, bellísima, pero el titular era totalmente distinto.

¨El terrible momento de Josephine Conigliari¨

Top miro nuevamente a GD como pidiéndole respuestas, entonces GD y Daesung le contaron lo que había ocurrido. Top no cabía en su incredulidad. Hojeo rápidamente la revista y entonces vio las fotos. Valentino Conigliari siendo llevado detenido por la policía, Sefi por los paramédicos, y luego, la foto de ella con el misterioso hombre bajo uno de los puentes de Central Park. Era la última vez que la había visto. Sintió una angustia similar a una ola de agua salada que lo ahogaba, deseo salir corriendo de allí a buscarla, pero su amigo Taeyang lo detuvo abrazándolo afectuosamente.

-Ella ya salio del hospital, solo estuvo unas horas y luego se retiro acompañada por un grupo de amigos… -dijo GD -no sufrió lesiones severas… mas que los golpes en el rostro… esta mañana llame a Ethan y el consiguió esta ultima noticia con un periodista amigo del Times –le hablaba pero no podía mirarlo.

Reino el silencio por un momento, luego Top empezó a reaccionar.

-Desde cuando lo saben? –dijo monótonamente.

-Desde ayer por la tarde –le contesto Daesung.

-Y no me contaron por temor a que arruinara lo de esta mañana, no?! –dijo ya alzando la voz.

-Debes entender la situación… -dijo Seungri tratando de explicarse, pero Top lo interrumpió gritando.

-Entender la situación! –a esas alturas ya corrían lagrimas por su rostro.

-Tranquilo amigo… nosotros te entendemos… pero no sabíamos como decírtelo -le contesto Taeyang apretando el abrazo que rodeaba los hombros de Top. Este lloraba intensamente, parecía casi un niño.

-Debo verla… debo saber si esta bien!

-Por favor… razona… -le dijo GD con la mirada triste por ver a su amigo en esa situación –que harás? Iras a New York a buscarla? Adonde? Nadie sabe donde se hospeda, solamente que esta en casa de unos amigos, pero no de quienes!

-Además… te imaginas lo dañino que seria para ella, y para ti también, que los vieran juntos? – siguió diciéndole Daesung –ella esta en una situación muy delicada con su marido, el la acusa de adulterio y ella de violencia y abuso… y a ti… podría destruirte verte involucrado en todo esto… la YG no te lo perdonaría…

Top seguía llorando silenciosamente, pensando angustiado en como estaría Sefi. Se sentía culpable por lo que le sucedía a ella.

-Pero es mi culpa! –decía entre sollozos.

-No! No es tu culpa! El tipo es un mal hombre… tu nunca quisiste hacerle daño –lo consolaba Seungri –le diste en unas horas mas de lo que el le dio en toda su vida.

GD solo miraba el blanco mantel que cubría la mesa, no sabia como consolarlo, se sentía afligido al ver a su amigo así… y aun más por haber sentido esos celos malsanos hacia él.

-Deja que pase un tiempo… -le decía Taeyang – luego cuando las cosas se calmen y ya se haya olvidado la noticia tratas de comunicarte con ella…

-Pero ella debe estar odiándome…

-No… -dijo finalmente GD –ella debe necesitarte ahora… pero no es buen momento para que estén juntos… has lo que te dice Sol… deja que pase el tiempo y luego la buscas… ella seguro estará esperándote –concluyo mirando a su amigo con los ojos llenos de lagrimas, y recordando el rostro expectante de Josephine al verlo entrar en el elevador y la decepción al comprobar que no era él a quien ella esperaba ver.

Taeyang le pasó a su amigo sus gafas de sol, no era necesario que nadie viera que tenía el gesto demacrado. Juntos salieron en silencio rumbo a la habitación para prepararse para el viaje de esa noche. Al verlos los asistentes y Gong Ah pensaron que solamente estaban agotados. Top estuvo sentado en silencio al borde de su cama hasta que llego la hora de salir. A las 9:40 dejaron el hotel y a las 11:35 el avión que lo llevaba de vuelta a su hogar, despegaba de la pista numero dieciocho del aeropuerto de L.A... Atrás que daban el éxito de la gira, los numerosos nuevos fans, las nuevas posibilidades que nacían, los amigos, los contactos, y Sefi.



4º Parte



Al abrir la puerta, la mujer comprobó que era el mismo hombre que había visitado a su hijo hacia como dos meses. Tenia temor porque desconocía que tratos lo habían acercado al muchacho, principalmente luego de que este volviera profundamente cambiado, y podría decirse que hasta un poco deprimido, luego de ese viaje. Hyun no había alterado sus rutinas de trabajo, seguía con las giras y los ensayos, las entrevistas y los compromisos como siempre, pero había empezado de nuevo a no sonreír, solamente que en alguna sesión de fotos se lo pidieran explícitamente, y su mirada se había oscurecido, como si una sombra lo cegara con algún tipo de pesar. Eso la preocupaba. Su hijo prefería pasar más tiempo solo que en compañía de los demás chicos, que a pesar de las negativas de Hyun seguían estando atentamente junto a él. Y ahora nuevamente este desconocido que volvía a aparecer.

-Señora Choi… -saludo el anónimo visitante con una reverencia.

-Pase por favor –le contesto ella con el gesto fruncido –espere aquí, Seung Hyng lo atenderá en un momento –le indico haciendo señas de que tomara asiento en el sofá del pequeño salón.

Fue hasta la habitación y golpeo suavemente la puerta, al abrirla, Hyun se secaba la cabeza con una toalla, mientras buscaba en el closet una camisa.

-Tu invitado esta esperándote en la sala –le comunico la señora al chico –iré a prepararles café.

-Madre… debo agradecerte por las viandas de comida que me has traído y también por poner en orden la casa… pero preferiría que ahora nos dejaras a solas.

-No hay problema –dijo haciéndose la desentendida –esperare por mientras en la cocina, prometo no interrumpirte.

-Ve a casa mamá… mañana hablaremos –le refuto Hyun bajando la cabeza.

La mujer se fue sin decir nada, al pasar por el salón el desconocido se puso de pie y la saludo reverenciándose, ella lo miro con mala cara, desconfiaba de ese hombre, entonces solo lo saludo con la cabeza, y salio del apartamento. Se llevaba consigo una gran carga de angustia por su adorado hijo.

El extraño en el salón volvió a tomar asiento. Era extraño para la señora que acababa de salir pero no para el joven a quien había ido a visitar. Durante años había sido comisario en jefe de la Policía Metropolitana de Seúl, pero luego de su retiro había empezado a hacer trabajos por su cuenta. Un día, Kwon Ji Sung, un viejo amigo de su infancia, lo llamo pidiéndole si podía hacer un trabajo para un amigo de su hijo. La gente de la farándula siempre buscaba discreción y el siempre había sido muy discreto. El trabajo que el joven muchacho deseaba que hiciera realmente no era lo que el había imaginado. Necesitaba que pusiera todo su empeño y su pericia en ello pero, como siempre, también le pidió su máxima reserva.

Finalmente el chico salio a su encuentro, se lo veía un poco más delgado que la vez anterior, pero aun así mostraba una elegancia única, a pesar que vestía ropa sencilla.

-Inspector Park… -le dijo Hyun saludándolo con una reverencia –espero no haberlo dejado esperando demasiado tiempo.

-Señor Choi, un placer verlo nuevamente. No se haga problema, no fue demasiada la espera, de todos modos usted ha sido mas paciente conmigo, demore mas de lo que había calculado.

-Verdaderamente estoy muy ansioso Inspector, pero por favor tome asiento… creo que tenemos mucho de que conversar.



Ya era de noche cuando llego al aeropuerto Kona, solo en el horizonte podían verse aun las luces rojo nacaradas que iba dejando atrás el sol de verano. Al llegar al hotel le resulto un poco extraño registrarse el mismo, y presentarse con su nombre. Su habitación estaba decorada toda de blanco y el refrescante aire marino hacia ondular las bellas cortinas de voile. Cuando el botones dejo sus maletas y se retiro, tiro a un lado el collar de flores que le habían puesto al llegar, apago las luces del cuarto y salio al balcón. Quería conscientemente disimular su ansiedad, pero esta se hacia notar similar a un reloj despertador, imposible de apagar, que rezumbada en su pecho. Se quito los zapatos y se tiro en la cama. El lento movimiento del ventilador de techo lo fue hipnotizando y finalmente, como a las 3 am, se quedo dormido.

Las primeras luces del día lo despertaron. Se sentía adolorido, había dormido en la misma posición toda la noche. Se levanto y se dio un baño, se acicaló minuciosamente, deseaba verse mejor que nunca. Elegir el vestuario adecuado fue otro tema, saco de sus maletas casi todo lo que había llevado, pero nada le pareció apropiado. Finalmente bajo a desayunar, trato de estar tranquilo, pero el anhelo que lo había llevado a hacer ese viaje se le notaba demasiado. Se puso las gafas de sol y salio a la calle, y después de caminar unas cuadras y de comprobar que ningún paparazzi lo seguía, paro un taxi y le indico al chofer la dirección que llevaba anotada en un papel, la cual recordaba ya de memoria pues la había leído cientos de veces. El taxi atravesó prácticamente toda la isla, alejándose de la urbe y de los grandes hoteles, adentrándose en las áreas suburbanas. Luego de un rato dejo la autopista y entro por un camino de tierra que se habría entre la espesa vegetación. No se veían muchas casas, pero cuando el camino ya casi terminaba apareció aquella que deseaba ver. Le pago al chofer y espero que este se alejara, entonces empezó a caminar por la senda que lo llevaba hasta su destino. Esta era una casa grande y muy bella, pero no necesariamente lujosa, pintada de blanco, como la mayoría de las casas de la zona, y con mosquiteros en sus puertas y ventanas. En el frente el jardín se mezclaba con la vegetación autóctona. Era un lugar muy hermoso, y muy sencillo a la vez. Tal como el lo había imaginado. Se paro frente a ella y recordó la conversación que había tenido con el Inspector Park.

…¨veinticuatro horas después de su ingreso la señora fue dada de alta, solo tenia magullones y moretones, principalmente en el rostro. Se hospedo en la casa de sus amigos Domenico Dolce y Stefano Gabbana, hasta que llego su hermana y alquilaron una casa en las afueras de Hartford, en Connecticut. El esposo fue liberado luego de que pagara una fianza de 100 mil dólares, y llegó a un acuerdo con ella. La señora levantaría los cargos por asalto y violencia física contra el, y el no solo le daría el divorcio y la tenencia de la hija de ambos, sino también una suma millonaria. Además el se alejaría por completo de ella, y tratarían todo lo inherente a su hija a través de sus abogados. A el no le convenía de ninguna manera ir a juicio, puesto que no solo dañaría aun mas su imagen publica, sino que secundario a este pleito probablemente tendría muchas cosas que responderle al fisco. Luego de dos meses, ella consiguió una beca para retomar su especialización nuevamente en a Universidad de Hawai, después de lo cual comenzó a trabajar en el Hawai Center of Volcanology, retomando sus actividades en investigación. Compro una pequeña casa alejada de Honolulu, donde vive sola con su pequeña hija, y se recluyo completamente de los medios y de la farándula. Ahora es casi una desconocida, pero creo que es lo que ella estaba buscando, alejarse completamente del mundo al que pertenecía anteriormente¨…

En el frente de la casa una pequeña niña, ataviada con un vestidito blanco y con el largo cabello castaño atado en dos trenzas que se desarmaban y dejaban flotar los mechones con la brisa, jugaba bajo el sol con una palita, ensuciando de barro su lindo vestido. Al aproximarse ella lo miro entrecerrando sus ojos, los cuales eran azules como el océano.

-Hola! –le dijo la niña con vos de trino.

-Hola! –le contesto Hyun sorprendido de la vivacidad de la pequeña –que es lo que haces? Veo que estas muy entretenida.

-Estoy haciendo un pozo.

-Un pozo?

-Si… mi mamá me dijo que podía tener un estanque con peses, así que estoy cavando un pozo para hacer el estanque, me puedes ayudar?!

-No se… talvez deberíamos preguntarle a tu mamá primero –al decir esto sintió que una burbuja de ansiedad le estallaba en el estomago.

-Mamaaaaaa!!!! –grito a viva voz la pequeña –el hijo del señor Chen esta acaaaa!!!

Hyun se sonrío ante la ocurrencia de la niña, definitivamente podía reconocer a la mujer que tanto deseaba ver en el rostro y los actos de la pequeña.

Dentro de la casa, la mamá preparaba una maleta con ropa y objetos de su pequeña hija, mientras se escuchaba en todas las habitaciones el Nessun Dorma por Sarah Brightman, obra que tanto le gustaba. Pronto vendrían por la pequeña para que pasara unos días con su padre y debía estar lista para viajar. El día era soleado y hermoso, lo que era bueno para que el vuelo fuera tranquilo. La entristecía pasar tantos días separadas, pero ese era el acuerdo al que habían llegado sus abogados, cada dos meses la niña debía visitar a su padre en Catania por quince días. El acuerdo no la entusiasmaba, pero debía aceptarlo. Ya no quería tener más disputas, ni ningún tipo de relación con el que había sido su marido.

El llamado de la niña desde el frente de la casa la saco de sus pensamientos, no sabia que su jardinero, el señor Chen, tuviese un hijo. Entonces le contesto a la chiquilla desde el interior de la casa, mientras cerraba la maleta que ya estaba preparada.

-Ok!... Recuerda Valentina no ensuciar tu vestido!

Unos minutos después se aproximó a la entrada principal para ver a través de la puerta mosquitera con quien charlaba la pequeña. El rostro del visitante la dejo petrificada, sentía que las piernas se le desvanecían y que había dejado de respirar. Era el rostro del único hombre que la había hecho llorar por amor, del chico que le había cambiado la vida en una noche. Estaba mas delgado que como lo recordaba, pero aun tenía esa elegancia innata que lo identificaba. Allí estaba él, parado junto a su pequeña llena de barro, con un pantalón militar corto color caqui y una camisa y tennis blancas, mas hermoso que en cualquiera de las miles de fotos que había en las paginas de la web, único, perfecto, angelical, casi un niño. Abrió la puerta lentamente, pero el crujido de los resortes de las bisagras llamaron la atención de él. Al verla, parada en el pórtico, vestida con pantalones cortos de jean y una camiseta blanca, con su hermosa piel bronceada y su largo cabello recogido en un moño que se desarmaba, sintió que había empezado a respirar de nuevo. No sabia que decirle, solo la miraba, no había planeado nada para cuando llegara ese momento, estaba helado, absorto en la belleza de la mujer que tanto había esperado ver.

-Tina… te dije que no te ensuciaras –dijo ella casi en un solo tono de voz –señor Chen… por favor pase por el costado y espéreme en la galería de atrás, en un momento iré y le diré lo que debe hacer.

El suspiro levemente pero con esfuerzo, y asintiendo con la cabeza se encamino en la dirección que ella le había señalado, despidiéndose de la niña.

-Nos vemos después.
-No vas a ayudarme a hacer mi estanque?! –le pregunto la pequeña, pero su madre los interrumpió.
-Ven a la casa a cambiarte Valentina… tu vestido esta arruinado.
-Pero mamá!
-Vamos pequeña… entra en la casa –le dijo él con una sonrisa, entonces la niña corrió hasta donde estaba su madre y ambas entraron dejando al chico solo mientras se dirigía hacia atrás de la casa por el costado de la misma.

Se sentó en la orilla de la galería, podía ver el jardín posterior que se unía en un limite invisible con la solitaria playa que era parte de la casa, las olas de un verde esmeralda golpeaban haciendo puntillas de espuma en la arena blanca. Escucho atentamente las conversaciones que madre e hija tenían. Unos minutos después sintió llegar un auto, y escucho como ambas se despedían, luego hubo un silencio que le pareció muy largo, entonces ella apareció por la puerta trasera.

-Por favor… pasa –lo invito sin expresión en la voz, a la vez que mantenía abierta la puerta. Al pasar junto a ella sintió que los pelos de los brazos se le erizaban. Al pasar él, ella recordó el perfume de la almohada en la que ella tanto lo había llorado.

Entraron a una típica cocina familiar, él se quedo parado, jugueteando nervioso con las patillas de sus anteojos de sol, ella lo siguió, y también se quedo de pie, apoyándose sobre sus manos contra la mesada de la cocina. El silencio incomodo se prolongo durante un tiempo. Ella sentía desconcierto por esta visita inesperada, enojo porque no sabia que decirle, y un deseo casi incontrolable de arroparse entre sus brazos. El respiraba entrecortado por el nerviosismo que lo invadía, quería que ella dijese algo, él no sabia como, quería que ella se dejara caer entre sus brazos y así, sin más, que fuera suya de nuevo. Pero el clima estaba un poco tenso. Y ninguno de los dos quería hacer la primera jugada, tenían temor de dejar expuestos sus sentimientos. Eran dos tontos.

-Tu pequeña es muy bonita –dijo él sin mirarla, aun con la cabeza baja, y con la voz en un susurro.
-Porque has venido hasta acá –le contesto ella, quería sonar dura.

El se mordió los labios y levanto lentamente la cabeza, sentía que se estaba ahogando, que las lagrimas se le agolpaban en los ojos, no quería llorar frente a ella, no quería parecer un hombre débil o que sus lagrimas parecieran falsas, pero cada vez que recordaba por lo que ella había tenido que pasar mientras él no podía hacer nada, le ocurría lo mismo. Trato de contenerse como pudo.

-… deseaba saber de ti…
-Por lo visto, ya sabes suficiente, sino no se como me hubieses encontrado –le dijo ella en tono sarcástico.
-Es verdad… dije que no te buscaría… pero no pude pasar mas tiempo sin saber de ti, entonces le pedí a alguien que te buscara… y aquí estoy.
-Pues ya que sabes tanto de mí… ya puedes irte –le dijo ella tratando de sonar enfadada, pero por dentro solo deseaba que él se negara.
-Solo pídeme que me valla y así lo haré.
-Vete… -dijo Sefi con la voz tenuemente firme.
-No te escuche.
-… vete…
-No… no puedo… -y diciendo esto corrió hacia ella y la rodeo entre sus brazos, ella luchaba sin suerte por liberarse. Hyun la tomo de las muñecas y ella al tratar de liberarse raspo la palma de la mano de él con un objeto metálico. El la soltó lentamente. Ella lo miraba con la cabeza gacha. Entonces Hyun tomo la mano que ella escondía tras de si y observo aquello que lo había lastimado. Ella bajo su cabeza y miro el objeto que brillaba en su dedo. El hermoso anillo en forma de lazo refulgía ante la luz del sol que entraba por las ventanas de la cocina.
-Dime que no pensaste en mi y me voy –le dijo él casi con un susurro –porque yo pensé en ti a cada minuto… desee tanto poder estar a tu lado… protegerte… cuidar de ti… porque era culpable de que las cosas estallaran de esa forma –ella lloraba en silencio y negaba con la cabeza –pero… pero además deseaba estar a tu lado porque te amaba… porque te amo, porque ansiaba darte y llenarte de amor… porque tu te mereces ser amada más que nadie –mientras hablaba le secaba las lagrimas del rostro – te amo Sefi… y te extrañe con locura…

Ella levanto la cabeza, quería ver nuevamente ese rostro único y perfecto que tanto había extrañado, sus ojos tan característicos, como delineados, su boca de labios rosas y levemente llenos, su nariz sutil como la de un niño y su loco cabello de colores cambiantes. No podía creer que estuviera junto a el nuevamente. Parecía casi un sueño. Hyun se agacho lentamente mientras levantaba el rostro de Josephine desde el mentón y beso sus labios sutilmente, casi acariciándolos, ella le respondió de igual modo, solo se dejaba llevar. Los besos siguieron por un largo rato en el cual solo se miraban ocasionalmente a los ojos, en silencio. Entonces ella comenzó a desprender su camisa, con cuidado, como si fuera su primera vez. El corazón de Hyun se disparo alocadamente, el roce de los dedos de Sefi sobre su pecho lo hicieron estremecer. La camisa cayo en el piso y el torso desnudo del chico quedo al alcance de las caricias de ella. El lentamente fue levantando la camiseta que ella llevaba puesta, dejando ver sus dorados senos cubiertos por el tope de una bikini turquesa, se veía como una sirena, y al quitársela, el moño del cabello se deshizo quedando suelto, largo y hermoso entre sus dedos. Pudo ver además que ella llevaba un tatuaje de pequeñas plumerias en su hombro, ella siempre tenia algo con que sorprenderlo. Comenzó a besar su cuello y sus hombros, ella le correspondía de igual modo mientras le acariciaba su espalda, ambos jadeaban suavemente, entonces él se detuvo de repente.

-La niña! –dijo un poco afligido.
-Esta en viaje a Italia… va a ver a su padre –él la miro un poco confuso, entonces ella le sonrío acariciando su mejilla. El hombre niño que ella tanto amaba se preocupaba por su pequeña hija. Podía ser más dulce que ese sentimiento? Entonces lo abrazo del cuello intensamente, él la tomo rodeándola por la cintura y levantándola en un abrazo intenso.
-Te extrañe cada segundo, cada vez que miraba mi mano el lazo que me diste me recordaba la noche en que nos conocimos, y entonces lloraba por no poder tenerte.
-¡¿Por qué no me llamaste?!… todos los días esperaba un mensaje tuyo!
-Porque sabia que no era buena para ti, y mucho menos para tu carrera. Debías seguir con tu vida, que te relacionaran conmigo podía dañarte profundamente… verdaderamente ya había perdido las esperanzas de volverte a ver. Por eso todos los días buscaba en Internet noticias sobre ti, veía fotos tuyas, y deseaba que estuvieras a mi lado otra vez.
-Eres una tonta…

Ella asintió lentamente con la cabeza, él la apretó fuertemente contra si.

-Dime lo que hace tiempo anhelo escuchar… dímelo sino no te soltare nunca jamás y morirás asfixiada en mis brazos.
-… te amo…
-Dilo mas fuerte!
-…no puedo… ¡no me dejas respirar! … -entonces el la soltó lentamente – tan pronto y ya deseas matarme?! – le respondió con una sonrisa.
-¡Dilo! … ya no me hagas esperar más…
-Te amo.
-¡Mas fuerte!
-Te amo!

Entonces el sello esa declaración con un beso intenso, mágico, único, un beso que los uniría para siempre. Ella lo tomo de la mano, arrastrándolo hacia la puerta trasera

-Ven… vamos a caminar por la playa.

 Los días sucesivos fueron casi tan perfectos como una luna de miel, excepto por una noche en que ambos lloraron desconsoladamente al recordar el incidente del hotel y la ultima cena en Los Ángeles. Hyun pronto debió retornar a su país, pero partió con la promesa de volver siempre que tuviera tiempo disponible. Y así fue, algunas veces regresaba por solo un par de días otras veces por más. En su segundo viaje pudo conocer a la pequeña Valentina y juntos cavaron un pequeño estanque en la entrada principal, para desconsuelo de su madre. La niña lo adoraba y él se sentía muy feliz estando con ellas. En una de las oportunidades, todos los chicos de la banda decidieron pasar unas minivacaciones de incógnito en la casa de Sefi. De a uno fueron llegando a Hawaii y cuando todos estaban reunidos, partieron a la casa de esta nueva amiga. Al llegar, Sefi los esperaba con abrazos y cariños para todos. Al verla, GD recordó la causa por la que había celado a su amigo. Ella lo esperaba sonriente, con esa belleza única que la identificaba, con su piel bronceada y su hermoso vestido blanco ondulando al viento, era la imagen de un ángel. Juntos se divirtieron muchísimo. Los chicos pudieron tomar sol sin ser molestados, jugar en la playa, hacer fogatas, y dormir hasta tarde, y comer tirados en el sofá mientras jugaban videogames, y todas aquellas cosas que el anonimato de la casa de Sefi les permitía. Ella estaba feliz, ellos eran verdaderamente únicos.

Todos los días se escribían mails, siempre que podían hablaban por teléfono y en cada día ¨especial¨, que podía ser cualquiera, llegaban flores a la casa de Sefi ¨de parte del hijo del señor Chen¨, lo que a ella le causaba mucha gracia y la llenaba de emoción y alegría.

Hyun volvió siempre que pudo…

Y Sefi siempre lo espero…

Las historias de amor nunca son perfectas.

A veces, aunque el ánimo sea bueno, las trabas que la vida pone en nuestros caminos, hace que algunas personas se esfuercen al máximo para mantener esa historia en el tiempo y otras veces, aunque se luche denodadamente nada se puede hacer contra los dictámenes del destino y esa historia termina siendo eso… solo una historia.

Talvez algún día ellos ya no vuelvan a verse más.

Talvez Sefi conozca a alguien que pueda ser la imagen paterna que su niña necesite.
Talvez Hyun conozca a la mujer con la que pueda formar una familia.

O tal vez la historia se mantenga firme en el tiempo, hasta que finalmente ellos puedan estar juntos para siempre.

Pero las marcas que las personas a las que amamos dejan en nuestro corazón, serán como esos lazos que uno se ata en el dedo para recordar algo importante, memorias que no se olvidaran nunca, pues quedaran atados a nuestras vidas para siempre…


Fin

13 comentarios:

Ola! Corea dijo...

Simplemente dos palabras que describen este fic para mi...

"Me encanto"

Mary dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oli! dijo...

Solo puedo repetir innumerables veces... Gracias.
Estoy emosionada...
Gracias Unni!

maggy dijo...

*W*............WAAA OLY MUCHAS GARCIAS NENA X LA DEDICATORIA ANTES KE NADA...Y RCIAS X KOMPRTIR UNA HISTORIA TAN LINDA...T.O.P awwwwwwwww eras ya una de mis escritoras de fanfic favoritas soy tu fans nenaaa^^


--pregunta...la kim krdashian ...akien se tiro a SEUNGRI? verdd xDDDD

maggy dijo...

haya no yo mi escribida mal xD es GRACIASSSSSS .....

maggy dijo...

x cierto el lemon estuvo buenisimo xDD .....mas de alguna kerra ser tratada asi x el niño hombre

patito dijo...

wooow oli soy tu fan!!!! me encanto asi mucho!! es el primero que leo y wooow me dejo con un sabor de boca, debo decir que cada cosa desde que comenzo lo imagiine y mas la ultima parte en hawai imagine la casa en la paya, alos chicos dentro de la casa, a la pequeña hija de sofi y a top y sofi wooow me encanto es lo unico qie puedo desir!!!

yuki38 dijo...

amiga...que puedo decir, ¡¡¡ME HA ENCANTADO!!! asi que espero ver otra de tus historias por aqui

cCarOo dijo...

Hollaaa lo siiento no pude eviitar dejar de llorar al final y recordar qe el hombre menos esperadO nos puede hcer felices muchas gracias x los Fics son muy buenos :D

Inexys dijo...

Guau!!! Es el primer fic que leo aquí y me encantó!!! Sobre todo porque el personaje principal es mi amado TOP, aaahhh, me declaro una fan tuya =D

alexa1600 dijo...

Me encanto...fue totalmente inesperado...unnie de verdad tienes talento para escribir...me encanto...*_*

Anónimo dijo...

OMO!!! Oli nena con razon decian que eras la QUEEN este fanfic OMG hasta ahora me rio sola..estuvo muy buena la historia yo tambien quisiera ser SEFI

Anónimo dijo...

Oli me gusto tu Fanfic te felicito mmm pero me puso un poco triste, pero me gusto jejej :) soy vilma de gaja

Todos los escritos aquí compartidos son propiedad y responsabilidad de sus autores, estamos aquí para compartidos con tod@s, respeta las ideas de los demás y si quieres usarlos pídeles permiso a sus autores ^^